Home Septiembre 20, 2014 publicidad
 
  Inicio Clasificados Directorio Archivos Enciclopedia Ecuestre Contacto Enlaces
 
Historia Anatomía Razas Actuales Disciplinas Crianza Enfermedadaes
Características Cuidados La Monta Guarnicionaría Compra Diccionario
c
Cuidados Prenatales de la Yegua
fotoUna yegua se considera preñada cuando ha sido cubierta, al no entrar en celo nuevamente después de tres semanas del último acoplamiento; durante este período intermedio debe ser cuidadosamente observada. La mayoría de los propietarios de caballos poseen una total confianza en que la ausencia de celo en la semana en que debería aparecer confirma sus esperanzas, sin embargo otros consideran que con un período de seis semanas se obtiene una mayor seguridad, especialmente si se han suscitado errores utilizando márgenes menores. Algunas yeguas entran en celo al cabo de mes y medio; otras, pueden pasar incluso nueve o diez semanas antes de que entren otra vez. En cuyo caso, lo más frecuente es que la propia naturaleza deseche el embrión y que la yegua comience nuevamente sus ciclos, de la misma forma que sucede tras un parto.

Por este motivo, debe haber una constante observación al volver de la zona de acoplamiento y cualquier signo de interés sexual o conducta anormal debe considerarse dudoso. El veterinario será capaz de determinar si la yegua se encuentra en celo o si existe una distensión o apertura del cuello de la matriz, lo cual sería símbolo de que se ha producido un aborto.

Si no se tiene la ayuda de un veterinario experimentado, podemos llevar a la yegua nuevamente ante el semental para ponerla a prueba; si éste se encuentra demasiado lejos, puede usarse a veces un caballo castrado o un potro joven que se encuentre en la zona. Si hay sospecha que ha existido un aborto, es necesario someter al animal a las pruebas, ocho o diez días después de la fecha posible del desastre.

Cuando las yeguas han sido cubiertas deben colocarse sólo con compañeros conocidos; lo ideal es una tranquila hembra de ponies, un asno o un cazador de edad avanzada. Es recomendable que se encuentren en compañía de yeguas, a menos que se disponga de algún caballo castrado que nunca haya provocado a la hembra y para el cual hayan pasado desapercibidos sus períodos previos de celo. No debe utilizarse como compañero ningún caballo castrado que haya dado signos de ponerla nerviosa. Los caballos jóvenes tienden a juguetear, coceando y galopando con gran fogosidad y vigor, por lo que no son compañeros adecuados. Si existen perros en los alrededores, debe retirarse a la yegua del pastizal y mantenerla tan tranquila como sea posible.

Se puede comprobar la existencia de preñez entre los 45 a 100 días después de la última cubrición por medio de un análisis de sangre, y después de 120 días con un análisis de orina, también a las 12 semanas, por medio de una exploración rectal interna. Se recomienda realizar alguna de estas pruebas antes de que el invierno comience, para adecuar las instalaciones y la dieta a las circunstancias.

Se debe alimentar a la yegua de acuerdo al ambiente en que se encuentre. Si existe un buen aspecto y acceso a una extensa área de pasto limpio y nutritivo, puede dejársele fuera del establo hasta el principio del otoño, después de haberla librado de gusanos parásitos. Cuando el pasto es de buena calidad obtendrá todos los elementos necesarios para su dieta durante los primeros cuatro meses; el resultado será que se encuentre relajada y tranquila; es importante mencionar que el pastizal debe estar cercado apropiadamente.

Si existen limitantes en el consumo, es conveniente dar una alimentación suplementaria después de la llegada de la yegua, ya que el feto, está formando su estructura ósea, sistema de órganos internos y organización somática y sensorial por las sustancias obtenidas a través de la madre, es por ello que es importante mantener la propia constitución de ésta. La yegua consigue estos materiales de construcción por medio de los elementos que componen su dieta, como: fécula, proteínas y grasas, residuo fibroso, vitaminas y sales minerales.

El desarrollo de los tejidos y músculos del feto depende de las proteínas. Ya que la yegua repone su desgaste muscular, es básico administrar alimentos de alto contenido protéico como avena, maíz, linaza y habichuelas. Se recomienda también utilizar el heno de buena calidad y la alfalfa. El residuo fibroso debe constituirse entre la mitad y los dos tercios de la ingesta total, pues estos elementos capacitan al animal para absorber las proteínas y otros componentes del alimento. Son alimentos ricos en residuo, principalmente, el heno, la barcia y el afrecho.

Las vitaminas en general resultan necesarias para la formación del embrión y cada una jugando un importante e indispensable papel; su papel es complementado con minerales esenciales, como el calcio, el potasio y el hierro. Cuando el alimento es de dudosa calidad, pueden administrarse vitaminas y minerales adicionales, en forma de polvo, como un complemento de la dieta.

La cantidad de alimento depende del temperamento del animal y de la cantidad de pasto de que se disponga. Una yegua pony, tranquila y sensible, de sangre nativa o mezclada, necesita una ración pequeña, complementando su dieta con una ración de buen pasto, que necesitará hasta el verano, temporada en la cual se le pueden suministrar cantidades diarias de 1 kg. de avena o de tabletas de pienso, mezcladas con 0.5 kg. de afrecho. Cuando la hierba ha desaparecido o es ya escasa y contiene pocos nutrientes, se debe dar hasta 3.5 kg. de heno por la noche. Cuando el pony presenta un aspecto robusto y se encuentra en buenas condiciones, dichas raciones serán suficientes hasta llegada la primavera. En cambio, si la yegua aparenta estar hambrienta o empieza a perder peso, debe administrársele una comida adicional por la mañana, con la misma cantidad de alimento que por la noche, y debe aumentarse la ración de heno a 5.5 kg., siempre que lo coma todo. Los ponies que se encuentran en zonas de pastizal escaso y de poco valor nutritivo deben recibir dos comidas, además de la ración de heno, desde el momento en que vuelven a su establo, en una cantidad total variable según las condiciones globales. La yegua embarazada no debe estar demasiado gorda, sin embargo la ración de proteínas debe ser constante; la cantidad de heno y de residuo de la dieta variará según convenga para mantener el peso ideal del animal.

Las mismas reglas se utilizan para alimentar a las yeguas mayores o pura sangre, a pesar que las cantidades de alimento van incrementándose de acuerdo al tamaño. Por ejemplo, una yegua pura sangre de un tamaño medio necesita aproximadamente 3.5 kg. de avena, 2 kg. de alimento y 2 kg. de salvado, los cuales deben ser divididos en dos tomas diarias, suministrando un total de 6.5 kg. de buen heno durante los meses de invierno, si no hay pasto. Si existe pasto de buena calidad, lo mejor es dejar que la yegua acuda al pastizal durante el verano, comenzando a dar las raciones complementarias y aumentando su cantidad a medida que vaya disminuyendo la cantidad de hierba y su calidad, y se vaya enfriando el clima.

A pesar de que las yeguas de aspecto tranquilo, son generalmente las más eficientes, la avena resulta favorable, las que poseen un temperamento fuerte estarán más relajadas si sustituimos ésta por copos de cebada, maíz, linaza o nueces las cuales son ricas en proteínas.

Para las yeguas delgadas que necesitan engordar, es de utilidad la adición de pulpa de remolacha, cebada hervida o melaza.Los conceptos sobre la alimentación de la yegua preñada se pueden resumir diciendo que a medida que las proteínas de la hierba, deben reemplazarse por otros alimentos de alto contenido protéico y a medida que disminuye la cantidad de hierba, debe facilitarse heno y residuo en las raciones. Un pony necesita de 8 a 9 kg. diarios de ingestión global de alimentos, un tercio de los cuales deben estar constituidos por proteínas; un caballo necesita 9 a 11 kg. de ingesta global, de los cuales 3.5 kg. deben ser proteínas. Ya que los alimentos están compuestos por diversos componentes, la ingestión diaria debe dividirse en dos mitades, administrándose una de ellas en forma de pequeñas raciones y la otra en forma de heno. La ración protéica será entonces de un tercio del total.

No obstante que los caballos son criados en la montaña o en el páramo suelen vivir sin problemas en la intemperie durante el invierno, las yeguas preñadas, aunque pertenezcan a estos tipos, saldrán favorecidas si se les dá un cobijo más confortable. Cuando son de otras razas o tipos, como las que son pura sangre o similares, deben estar resguardadas durante la noche, desde el principio del invierno hasta que se produzca el parto. Las dimensiones de la cuadra de la yegua preñada debe ser amplias, confortables y lo suficientemente espaciosas para que el parto se lleve a cabo en su interior, ya que llegado el momento, el animal se encuentre en un ambiente familiar. Cuando la yegua esta completamente desarrollada necesita una caballeriza de cría con unas dimensiones de 3.5 x 6 m.

Es de vital importancia que se saque a la hembra todos los días, después de la ración matinal de alimento, y dejarla pastar, y hacer ejercicio durante la jornada. El aire fresco y el ejercicio son de importancia vital, pues ayudan a evitar el exceso de grasa y facilitan el tránsito de oxígeno a través del torrente circulatorio hasta la placenta. La actividad evita además que se desarrolle una constitución perezosa y que se produzca retención de agua. Tras los paseos, debe volver al establo al finalizar la tarde, para tomar su ración nocturna junto con la de heno.

Lo más recomendable es que el animal efectué hasta dos horas diarias de ejercicio, caminando, se recomienda que ésto sea en dos sesiones. El pesebre siempre debe estar en perfectas condiciones, debe estar limpio y fresco y contar con un suministro de agua limpia. Cuando se va a mantener la yegua dentro de la cuadra durante el parto, el lugar debe estar libre de corrientes de aire, tener una buena iluminación eléctrica, sin salientes peligrosas, algo que es importante tomar en cuenta es que éste se encuentre cerca de un teléfono y de una fuente de agua caliente.

La yegua necesita un cepillado semanal, para retirar el barro desecado y los pelos enmarañados y mantener los poros libres de obstrucción. Los cascos al igual que todos los caballos deben arreglarse regularmente, y hay eliminar los gusanos intestinales a intervalos de tres meses, si la yegua se encuentra en un pastizal amplio y limpio o con vacas, cada seis semanas, si se encuentra en un pasto de extensión restringida con otros caballos. Normalmente no es necesario ponerles manta, a menos que la piel sea especialmente fina y sensible al frío; en cuyo caso, se encontrará en mejores condiciones si se le coloca una manta o cobertor de yute por la noche y una manta de lana por el día, durante los meses fríos.

Cuando la yegua ha servido para la monta antes de su acoplamiento y sólo ha salido del establo durante un corto período, la práctica de un trote suave con un jinete de poco peso no la dañará ni tampoco al feto. Es importante no someterla nunca a un exceso de ejercicio, ni permitirle que sude o que se sofoque por efectuar trabajos rápidos o subir colinas empinadas. Los saltos no son aconsejables y cualquier tipo de monta debe abandonarse al comienzo del séptimo mes.

El período de gestación es de once meses y cuatro días, aunque varía, una yegua puede dar a luz un potro sano a los diez o a los doce meses. Las hembras suelen nacer antes que los machos, pero no siempre. Tras el décimo mes, es aconsejable manipular y dar masaje a las ubres y sus zonas adyacentes de las yeguas que se encuentren en su primera preñez, para evitar irritaciones cuando el potro roce con el hocico estas zonas en busca de alimento.

Posteriormente del décimo mes, las ubres comienzan a desarrollarse y los pezones quedan claramente definidos. A medida que se aproxima el momento del parto, éstas se agrandan y sufren gran hinchazón, aparecen glóbulos de cera en los extremos del pezón. Durante esta fase debe observarse con atención a la yegua, pues el parto suele producirse durante las 24 horas siguientes. Al caer los glóbulos de cera y aparece leche y cuando los músculos de los miembros ceden hacia uno de los lados, el parto es inminente. Pronto se producirá la distensión de la vulva, lo que significa que pronto comenzará el suceso.

Ligas Relacionadas
v Acoplamiento
v El parto
v Problemas que surgen durante el parto o inmediatos
v Inyecciones preventivas
v Cuidados postnatales
v Reproducción y Crianza

 

  footer Sys&Web